Jairo Cruz: “En Colombia, el documental funciona como una fuerza vital, renovadora, que informa de lo que no podemos conocer”

La sexta edición del Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora MiradasDoc realiza una antigua aspiración al programar la muestra Focus Colombia

“En Colombia, el documental funciona como una fuerza vital, renovadora, que informa de lo que no podemos conocer”, asegura Jairo Cruz Silva, comisario de la muestra Focus Colombia programada dentro de la sección no competitiva del Festival Internacional de Cine Documental MiradasDoc, que se celebra hasta este 5 de noviembre en el municipio tinerfeño de Guía de Isora (Islas Canarias). En Colombia, dijo Cruz, son contados los periodistas críticos y “muchos han tenido que irse al exilio”. Así, el documental se ha convertido en una “fuerza viva de los que no tenemos voz en los medios de comunicación”.

 

Las cinco películas documentales colombianas exhibidas en MiradasDoc son la realización de una “antigua aspiración del festival: dedicar un espacio a Colombia, un país con un suceder tan intenso, para bien y para mal, y con una gran tradición de documentalismo”, explicó en la presentación Alejandro Krawietz, director del Festival.

 

“En esta selección hay un buen panorama de la esperanza, de la alegría… pero también de las cosas difíciles con las que sufre nuestro país”, explicó el experto colombiano, quien añade que cada documental, con su manera de ser, ve las cosas que pasan en Colombia. “Estas películas reflejan la cultura, las tradiciones y también toda la crisis de la sociedad que ha representando la guerra del narcotráfico: mucho dinero que acaba corrompiendo a los jóvenes; ese es el gran mal de nuestros días”.

 

La selección, hecha “con mucho esfuerzo” –por la dificultad de elegir entre tanta calidad y variedad temática y de enfoques-, presenta un trabajo que actúa como “la otra mirada” al “letargo, la manipulación del gobierno y de los medios de comunicación sobre la sociedad colombiana”. La selección es “un buen reflejo de la variedad de historias que se suceden en el país, donde son parte de la cotidianidad”, desde la violencia y la impunidad que la sostiene hasta los esfuerzos por la supervivencia física y cultural de las comunidades indígenas y afrocolombianas, así como dos interesantes historias de vitales.

 

Focus Colombia incluyó la película Del palenque de San Basilio (2004, 85´), de Erwin Goggel Imfeld, una obra de arte en movimiento que contiene la mejor y más completa documentación visual y sonora de la cultura Afropalenquera. Estos ingredientes convierten la película en una excelente herramienta pedagógica para la etnoeducación y la afirmación de la identidad cultural americana. Impunidad, (2010, 84´), dirigida por Juan José Lozano y Hollman Morris es una co-producción de Colombia, Suiza y Francia es un testimonio revelador de la violencia de los grupos paramilitares a partir  del encuentro de víctimas y victimarios en el caso seguido contra los comandantes paramilitares desmovilizados.

 

El conflicto que vive el país sudamericano vuelve a emerger en el documental de Marta Rodríguez Testigos de un etnocidio: memorias  de resistencia (2011, 52´), que ofrece el testimonio del exterminio de los pueblos indígenas en Colombia durante los últimos 40 años y la lucha de estas comunidades por conservar su vida y su cultura por medio de la resistencia pacífica. Reciclando recuerdos (2010, 15´) es un corto de Catalina Vásquez en el que la directora y su hermana menor viajan a Puerto Berrío-Antioquia, con el ánimo de encontrarse con su padre Hernán Vásquez, con quien mantienen escasos vínculos. Encuentran a un hombre distinto de la imagen que les ha transmitido su familia materna, lo que les hace cuestionarse la forma de ver el mundo que le transmitieron en su casa. Marnie derriba el muro (2007, 70´) es un documental en el que Juan Diego Caicedo narra la historia de Cristina ha llegado a la cárcel a raíz de una gran decepción amorosa. En prisión, se participa en el programa Cine en el patio, y el cine y la literatura se convierten en un ingrediente esencial de su vida. Se siente especialmente identificada con la película de Hitchcock Marnie, la ladrona.