Benjamín Reyes

Farewell to Hollywood / Adiós a Hollywood- Des Adiexus / Los adioses

Farewell to Hollywood / Adiós a Hollywood- Des Adiexus / Los adioses

FAREWELL TO HOLLYWOOD / ADIÓS A HOLLYWOOD

Henry Corra y Regina Nicholson, 102′, 2014, USA

Concurso Internacional de Largometrajes

 

DES ADIEXUS / LOS ADIOSES

Carole Laganière, 63′, 2014, Canadá

Concurso Internacional de Largometrajes

En la segunda jornada del MiradasDoc coincidieron dos documentales, que participan en el Concurso de Internacional de Largometrajes, que gravitan sobre el tema de la finitud de la vida. La muerte sigue siendo tabú en la sociedad contemporánea occidental, que prefiere ocultarla o abordarla con asepsia, cuando lo sano y natural sería aceptarla sin más como un proceso natural de nuestra condición humana. Sabemos que todos, algún día, vamos a dejar de existir, pero enfrentarnos a ese ineluctable momento no es fácil. Afortunadamente, el cine permite enfrentarnos a duras y epatantes realidades. No hay que olvidar que Platón decía que contemplar el cadáver de un muerto es insoportable, pero ver la representación de ese mismo cadáver ya no es tan insoportable.

“Farewell to Hollywood” comienza como dos clásicos de la historia del cine “Monsieur Verdoux” (1944), de Charles Chaplin y “El crepúsculo de los dioses” (1950), de Billy Wilder, así como la más actual “American Beauty” (1999), de Sam Mendes: sabemos que el protagonista de la historia muere desde la primera secuencia. La diferencia estriba en que en este caso la historia es verídica. Es una persona no un personaje. La protagonista, Regina Diane Nichalson (1993-2012), muere víctima de un cáncer. Vemos cómo sus progenitores entierran sus cenizas, e, inmediatamente, retrocedemos dos años. Los dos últimos años de la vida de Regina, una adolescente que sueña con ser directora de cine. Las paredes de su cuarto están decoradas con carteles de éxitos recientes del cine como “El club de la lucha” (1999), “Lock & Stock” (1998) u “Origen” (2010). Asimismo, una miríada de fotogramas de señeras películas de Hollywood se intercalan a lo largo del metraje como es el caso de “El graduado” (1967), “Apocalipse Now” (1979), “El silencio de los corderos” (1991) o “Magnolia” (1999).

Lo que concita la atención de “Farewell to Hollywood” es que alterna momentos luminosos e instantes nigérrimos. Podemos pasar de ver un evocador plano aéreo del Cristo de Corcovado, en Río de Janeiro, a una intensa discusión de los padres de Regina, mientras esta tose compulsivamente; o una visita a un parque acuático a las sesiones de quimioterapia que conllevan la inevitable caída del cabello de la impúber. Entre las imágenes que se graban a fuego en la retina se encuentran la de la madre que habla a la cámara en un plano subjetivo y rompe a llorar o la risa contagiosa de Regina, que hace gala de un inusitado humor negro.

Es “Farewell to Hollywood” un filme que destila emotividad y remueve las entrañas a partes iguales, donde las escenas en los trayectos en los automóviles funcionan como metáforas del paso de la vida a la muerte. Para mitigar este tránsito escuchamos música pop de grupos como Mercurev Rev, Sparklehorse o Yo la tengo. Hecho remarcado en los títulos de crédito finales con la parodia que protagoniza la propia Regina de un gag de los Monty Python.

Conviene recordar que uno de los más desgarradores relatos cinematográficos sobre el fin de un ser humano es “Relámpago sobre agua” (1980), la desoladora visión de Win Wenders sobre los últimos días de Nicholas Ray, artífice de varios títulos imprescindibles de la historia del cine como “Rebelde sin causa” (1955) o “55 días en Pekín” (1963).

La segunda de las propuestas que abordan el tema de la muerte es “Los adioses”. El enfoque aquí es diametralmente opuesto y los protagonistas son personas de provecta edad. El escenario: un hospital de cuidados paliativos, la Maison Michel-Sarrazin en Quebec.

Antes de comenzar la proyección la mitad del aforo del Auditorio de Guía de Isora se levanta y prefiere ir a ver el pase de la sala 2, “Atempa- sueños a orillas del río”. Ya con “Los adioses” en la gran pantalla, contabilizo siete deserciones más. Preso de la curiosidad le pregunto a la última persona que abandona la sala el porqué de su marcha y me contesta que ya ha perdido a dos hermanas por culpa del cáncer y que no quiere revivirlo. Entendemos y respetamos su decisión. Hace dos años mi abuelo pasó a mejor vida. Los últimos cinco años de su existencia una enfermedad le postró en la cama. Cada noche acudía a ayudar a acostarlo. Durante un tiempo tampoco quise ver ninguna película que abordara esta temática.

Curadas las heridas emocionales afrontamos el visionado de “Los adioses”. El documental confronta una parte de la sociedad que gran parte de esa misma sociedad prefiere ignorar. A diferencia de “Farewell to Hollywood”, la propuesta de Carole Laganière no hace uso de ningún asidero ni recurso audiovisual y prefiere mostrar la cruda realidad. Es cine de realidad puro y duro. Es una película de silencios, silencios que dicen mucho más que las palabras.

Lo positivo de un festival como el MiradasDoc es que propicia que el espectador se haga preguntas que quizá nunca se haría por sí mismo. ¿Qué haría con el tiempo que me queda por vivir si me diagnosticaran una enfermedad terminal? o ¿me gustaría que grabaran mis últimos días sobre la faz de la tierra? El certamen cinematográfico ya tiene un público fiel, reconozco rostros de espectadores de ediciones pasadas e, incluso, conozco los nombres de algunos de ellos como es el caso de Magda Lázaro, galerista de arte. A la que me acerqué tras la proyección de “Los adioses” para contrastar su opinión: “Prefiero encarar la realidad que escapar de ella”, apostilla.

En conclusión, “Farewell to Hollywood” y “Los adioses” son diferentes maneras de afrontar el inevitable trance de la muerte, pero que coinciden en emocionar y hacer reflexionar sobre nuestra mortandad. Se han escrito ríos de tinta sobre la finitud de la vida, pero creo que en realidad se reduce a ahora estás, ahora no estás. Así de simple.

Escrito el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>