Jairo López (Digital 104)

El Mercado, los canarios y el mendigo de ‘The Northern Stars’

El Mercado, los canarios y el mendigo de ‘The Northern Stars’

Ayer, martes 4, fue un día intenso en MiradasDoc. La plaza de Guía de Isora bullía de profesionales acreditados entrando y saliendo del Market, la actividad paralela de la industria que hoy finaliza.  Era el día en que se daban cita los profesionales del sector, unos buscando compradores para sus productos, otros buscado productos para sus cadenas y catálogos. Once valientes ultimaban los pitchings de sus proyectos de documental, películas aún embrionarias necesitadas de apoyo y del maldito dinero para ver la luz. Y es que estos foros se han convertido en más imprescindibles que nunca desde que el sector público se ha retirado de la ayudas a la producción cinematográfica. Otros creadores van gestando nuevos proyectos, estos exclusivamente con el sello “Made in Canarias”, en el marco del laboratorio del CreaDoc. Y en las pantallas de la Sala 1 del Auditorio municipal tenía lugar el total de las proyecciones de la sección Canaria a concurso. Sección que recogía este año una interesante cosecha que se viene distribuyendo con notable éxito por otras citas festivaleras. Destacaron propuestas arriesgadas y estimulantes como Hotel Nueva Isla (Irene Gutiérrez), Entre silencios (Amaury Santana) o La pasión de Judas (David Pantaleón). Irónicas, reflexivas y autobiográficas fueron Souvenir (Gerardo Carreras) y La máquina de los rusos (Octavio Guerra). No terminaba de encajar una pieza mucho más plana como Personas (Guillermo Ríos). Y la única novedad, Ruinas misteriosas (Macu Machín), me resultó decepcionante ya que esperaba más de la directora de aquel interesante corto de 2006 que fue Geometría de invierno.

En este día de saludos, sonrisas, diplomacia, periodistas y encuentros, había lugar también para otras proyecciones.  En la amplia oferta de MiradasDoc, casi todos platos desconocidos para el espectador, resulta fácil y a la vez divertido perderse entre los títulos y autores del programa. Así que opté por la sección de Concurso Internacional: Ópera Prima, dedicada a ofrecer los mejores y más destacados saltos al largo de directores de no ficción del panorama internacional.

La proyección comenzó en la antiglamurosa sala 2 del Auditorio municipal, un espacio más propio para las  reuniones que para el cine, adaptado a la coyuntural proyección. Una pantalla de tamaño medio, unas sillas no aptas para una película de Lav Díaz, y un público mayoritario de jóvenes estudiantes eran el marco de la proyección de The northern stars (Les étoiles du nord), un mediometraje de 39 minutos del francés Antoine Dubos. Así, sin prejuicios de saber que este es el director de, o el amigo o el hijo de aquél, o el imitador de este otro. Así, de una manera más inocente, como la de esos jóvenes estudiantes, comenzaron a desfilar por la pantalla las imágenes de François, un hombre falto de recursos y sobrado de humanidad. Un hombre atravesado por una pérdida, no de dinero, sino de amor, siempre la más dolorosa. Un hombre que constantemente pivota sobre los recuerdos de su amada Patricia, otra mendiga, que conoció en el metro de París, y a la que un día se declaró. Un hombre que le critica a los alberges que no estén preparados para que las parejas puedan estar juntas, como si un sintecho no pudiera estar enamorado. De una  manera frontal, con pocos aspavientos, dejando respirar a su protagonista, asistimos a un desfile de recuerdos: un anillo, unas fotos, un portal en el que vivieron cinco años, una calle en la que se pudo duchar bajo el agua de una tormenta…

La mirada de Antoine Dubos resulta sosegada, generalmente algo inusual en una ópera prima, campo habitual para fuertes aspavientos en busca de llamar la atención (¿de programadores? ¿jurados?). Aquí hay paciencia, un rodaje cocinado a fuego lento, basado en la confianza, la empatía y la presumible amistad entre el director y su criatura protagonista. Las declaraciones de François son la base de la película, filmadas en sencillos planos frontales, en lo que lo fundamental no es el encuadre, ni siquiera el contenido de las frases (que también), sino la mirada y la emoción de este mendigo viudo, desposeído de casi todo, de la ilusión por vivir porque ya no tiene con quien estar, solo alimentado de sencillos recuerdos. Dubos confía en este material, y no lo salpimienta con excesivos insertos y detalles, otro recurso habitual ante el miedo al vacío. Aquí hay vida, y lo esencial es visible al espectador. Interesante es también la estructura y el uso de la elipsis, que van reflejando los cambios físicos  (consecuencia de los cambios emocionales) de François, a veces limpio, otras barbudo, con un bigote que parece y desaparece, y un humor a veces simpático y otras hundido en la depresión más absoluta. Tampoco estira Dubos el plano más allá de lo necesario, la forma no llega a desbordar al contenido (otro peligro sorteado) y de paso no desespera nunca al espectador, ni siquiera a los estudiantes de la sala, que permanece impávidos. Incluso cuando la proyección tiene que detenerse y continuar por problemas con el reproductor. No hay desbandada, sino sillas que se recolocan para leer mejor los subtítulos.

El casi único ‘pero’ que se puede objetar es el peligro por el que a veces cae en torturar en exceso a su criatura, en exprimirle, para lograr su emoción, y por tanto la del espectador. Ese punto de duda moral que (me) asalta en muchos documentales ante el dolor de lo que vemos, y en el que pienso si no es mejor (o más ético) dejar de grabar y dar un abrazo a quien está delante, porque es lo que necesita. Pero el cine es cruel. El director de ficción exprime a sus actores, y el de no ficción articula mecanismos similares ante sus personas-personajes. Es un debate abierto.

Escrito el
Un comentario sobre “El Mercado, los canarios y el mendigo de ‘The Northern Stars’
  1. Jorge Gorostiza dice:

    Estoy de acuerdo contigo. Es increíble cómo habla de su caballo o cómo recuerda el día que decidió quedarse en París…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>