La directora de ‘Excision’ afirma en MiradasDoc que los europeos no podemos ir…

Vellopoulou: “Las kenianas desconocen las consecuencias de la ablación y te cuentan orgullosas la experiencia”

Vellopoulou: “Las kenianas desconocen las consecuencias de la ablación y te cuentan orgullosas la experiencia”

La directora de ‘Excision’ afirma en MiradasDoc que los europeos no podemos ir a Kenia a decir que sus prácticas son ilegítimas, “debemos explicarles que mutila y que ellos decidan”

La directora de Excision (55’ / 2014 / Grecia), Victoria Vellopoulou, trae al concurso internacional de la IX edición del Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora, MiradasDoc, un largometraje que profundiza en la práctica de la ablación en Kenia y se detiene en la visión que dan las mujeres que se someten a esta mutilación sexual. La película de Vellopoulou muestra las terribles condiciones sanitarias en que se practica, y, al mismo tiempo, que deja ver la enorme presión social a la que están sometidas y que las lleva a estar orgullosas de la experiencia.

¿Qué lleva a una griega a hacer un documental sobre la ablación, un problema tan olvidado en Europa?

“Precisamente porque es un tema olvidado en Europa y después de la repercusión en los medios de comunicación del caso de un inmigrante ilegal que pidió asilo político en Atenas, argumentado que, si la devolvían a Kenia, ella y su hija serían sometidas a esta mutilación genital”.

 

¿Consiguió el asilo?

“En un primer momento se lo denegaron, pero, tras una segunda solicitud, se lo concedieron, entendiendo que la ablación es una práctica que atenta contra la salud de las mujeres. El caso de esta mujer es solo un ejemplo. En el resto de Europa, en el Reino Unido o en España, concretamente en Barcelona, se han dado más casos”.

 

¿Cómo surge el documental?

“Casi al mismo tiempo que el caso de esta mujer, una organización humanitaria griega, ‘Action Aid’, organizó un viaje a Kenia para trabajar en la construcción de pozos de agua, y en la tribu de la zona a la que se desplazaron, el 90% de las mujeres habían sufrido la ablación. Esto los impresionó hasta tal punto que, al regresar a Grecia, decidieron hacer algún acto o movilizaciones para ayudar a que se tome conciencia sobre este problema. Ellos se pusieron en contacto conmigo y yo les propuse hacer un documental, con el argumento de que perdura más y alcanza a un mayor número de personas que un acto puntual”.

 

¿Encontró muchas dificultades para hacerlo?

“No. Con las mujeres africanas todo fue muy natural. Lo difícil fue la investigación previa y acceder a los contactos para poder acceder a la tribu. En Kenia hay 42 tribus y solo la mitad practican la ablación”.

 

¿Son conscientes las mujeres de qué significa su mutilación sexual?

“No son conscientes para nada. La ablación se practica por motivos culturales, no religiosos, y ellas están muy orgullosas de haberla superado, por lo tanto están abierta a contar una  experiencia, que significa que no son cobardes y son aceptadas socialmente. Estas tribus también practican la circuncisión a los hombres. Claro que las consecuencias no son las mismas”.

Y las condiciones en que se realizan, ¿son las mismas?

“Las mutilaciones se hacen con cuchillo rudimentario que generalmente es la punta de una lanza o flecha. Se cogen a las jóvenes y se las sienta en fila sobre piedras planas, en medio de la tierra. Ellas deben abrir sus piernas y así, de forma colectiva y sin condiciones sanitarias, las cortan. Igual ocurre con los hombres”.

 

Algunas africanas denuncian que en Europa sus familias quieren practicarles esta barbaridad…

“En Europa puedes decidir. En España, por ejemplo, es obligatorio denunciar y las mujeres pueden recurrir directamente a la Policía. Aquí se ha hecho una campaña de información en escuelas, hospitales y a los médicos, que tienen que denunciar si la detectan. En Kenia también hay una ley que la prohíbe, pero en estas tribus que viven aisladas, lejos de las ciudades, sin información y que ni siquiera tienen contacto entre ellas, puede más la presión social. Incluso así, hay niñas que dejan su familia,  su tribu, y piden ayuda en las escuelas para impedirlo”.

¿El miedo a sentirse rechazada?

Sí. Un miedo que también sentimos en nuestra cultura. Nosotros tenemos costumbres que nos ponen cortapisas a nuestro desarrollo y muchas veces nos impiden evolucionar como personas. En nuestra cultural también sufrimos esa presión social. Por poner un ejemplo nimio, las mujeres nos pintamos las uñas, nos depilamos las piernas o nos teñimos para conseguir esa aceptación social”.

Salvando las diferencias…

“Nosotros no tenemos derecho a ir allí para decirles que sus prácticas no son legítimas, nuestra cultura también tiene costumbres dañinas, así que solo podemos explicarles las consecuencias de la ablación para su salud, decirles que las mutila, y que ellos decidan”.

¿Cómo ha financiado su documental?

“La mayor parte, el gasto del viaje a Kenia, la aporto ‘Action Aid’ y una productora cubrió los gastos de producción, además hemos contado con patrocinadores, que, aunque no han puesto dinero, si han hecho el sonido, el color o la calidad del vídeo. La música de Excision es original y todas las personas que han trabajado en la película lo han hecho voluntariamente, sin ninguna remuneración”.

¿Por qué viene a MiradasDoc?

“Es un Festival muy hermoso y estoy muy feliz por estar aquí con Excision. Lo conocíamos de antes y cuando tuve un documental lo envié. Estoy muy orgullosa de que lo seleccionaran y, además, estar aquí representa ir cubriendo etapas. De mi película se ha hablado en la prensa de Gracia y la estoy llevando primero a festivales, porque el objetivo es que el mayor número de personas posible conozca esta costumbre cultural que mutiles muchísimas mujeres”.

Escrito el
Categorías inicio, noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>