El equipo de ‘Kásuumaay. Una experiencia de paz en Casamance’ dialoga…

Xavier Puigserver: “Nos sentimos premiados por estar en MiradasDoc”

Xavier Puigserver: “Nos sentimos premiados por estar en MiradasDoc”

El equipo de ‘Kásuumaay. Una experiencia de paz en Casamance’ dialoga este viernes con el público en el Auditorio de Guía de Isora

 

Xavier Puigserver es historiador, Jordi Tomás es antropólogo. Ambos forman parte del Grupo de Estudios de Sociedades Africanas (GESA) de la Universidad de Barcelona. Kásuumaay. Una experiencia de paz en Casamance es un documental producto de una investigación realizada por ambos en Senegal. Estos dos expertos universitarios, apasionados de África, decidieron dar un formato diferente a la comunicación de su investigación sobre la capacidad de las formas de organización tradicional africanas para generar procesos de paz, una idea que habían visto reflejada en textos del politólogo francés Vincent Foucher y de la experiencia concreta de paz en el reino de Oussouye, en la región de Casamance, en el sur de Senegal.

Se trataba, inicialmente, de presentar el resultado de su investigación para que pudiera llegar al público más allá de circuito académico. Para cumplir este objetivo, la investigación debía presentarse en un formato cercano y digerible y Puigserver pensó enseguida en el documental, porque también este género del cine se cuenta entre sus pasiones.

La película se presenta este viernes, 7 de noviembre, a las 17.00 horas, en la sala 1 del Auditorio de Guía de Isora, donde Xavier Puigserver y Jordi Tomás compartirán con los asistentes todas las curiosidades e inquietudes que suscite su película al público de MiradasDoc. Por ahora, Kásuumaay… se ha exhibido en Cataluña, Francia y Portugal, más en espacios académicos que con público general.

“Nos sentimos premiados por estar en MiradasDoc”, dice Puigserver, que se siente un poco raro junto a su compañero, dos investigadores sociales rodeados de cineastas en el festival de Guía de Isora. Kásuumaay… “no tiene el formato habitual del documental antropológico, no tiene voz en off… Hay una película dentro, con un personaje muy interesante, Katekula Lambal, y un hilo conductor a través de un programa de radio de la emisora Kabisseu FM, la emisora de Oussouye”, explica Puigserver.

Así, el corto equipo de seis personas responsable de la película –integrado también por ´Carola Rodríguez, que actuó como operadora de cámara y que en 2010 estrenó su película Villa El Salvador en la V edición de MiradasDoc­­– ha conseguido más que un documental propio de la tradición antropológica o etnográfica. De su encuentro con la comunidad del reino de Oussouye, han logrado además una película de cine completa, lo que les ha permitido entrar en la selección oficial de MiradasDoc, dentro del concurso nacional, que premia el mejor documental español.

Puigserver y Tomás consideran necesario explicar que las sociedades africanas son complejas y que no se puede simplificar la visión de los conflictos armados en los países del continente como conflictos “étnicos o religiosos”. El caso investigado con esta película es un “conflicto político”, sentencia Xavier Puigserver, sin dejar resquicio a la duda. Tomás completa los datos: al descolonizarse Senegal, los franceses entregaron la administración del Estado a los pueblos del norte, de forma que los del sur quedaron abandonados; sin embargo, el alto grado de escolarización garantizó que existiera “una conciencia ciudadana sobre las obligaciones del Estado” que no se estaban cumpliendo, indica Tomás.

El abandono dio lugar al malestar y a la protesta y la represión brutal de la queja es lo que condujo, en los años 90, al surgimiento de luchas armadas que iniciaron el conflicto. Sin embargo, la sociedad de Oussouye ha sido capaz de generar un proceso de paz “en la base”, sin contar con grandes procesos internacionales, sin la intervención de Naciones Unidas. Se han convertido en un ejemplo para todo Casamance, que es una región de cerca de un millón de habitantes y que engloba diferentes pueblos y comunidades.

Oussouye es un ejemplo porque cuenta con un “rey sagrado”, explica Tomás, un rey que ha asumido “la función que desde hace siglos” su cultura reserva a los reyes: crear la paz, “entendida como salud, trabajo y ausencia de conflictos”, entre otros ingredientes de una comunidad armoniosa. Los reyes sagrados son respetados, no son autoritarios y viven “con muchas más obligaciones que privilegios”, detalla Puigserver. Y este rey sagrado, respetado por todos, que actúa en la comunidad acompañado por un equipo, arropado por la religión tradicional y las costumbres de su pueblo, lleva 14 años promoviendo acciones para reconciliar a los dos lados de este conflicto, clasificado como de “baja intensidad” pero que ha causado unas 5000 víctimas en 30 años.

Kásuumaay. Una experiencia de paz en Casamance permite ver África sin prejuicios y demuestra la capacidad de la gente vinculada a sus raíces para resolver sus propios conflictos.

Escrito el
Categorías inicio, noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>