INDIGNADOC. DOCUMENTALES EN EL 15M

Fueron quizá los absurdos a los que se enfrenta el sentido común cuando trata de abordar analíticamente los fundamentos de la crisis actual, los que han empujado a gente de todas las edades y condiciones a las plazas de las principales ciudades españolas desde el 15 de mayo de 2011. Las transformaciones de los mecanismos de reparto de la riqueza en beneficio del capital, las modificaciones urgentes de la constitución, la reforma laboral dictada por el empresariado, los recortes en el estado del bienestar, las bajadas salariales, la amnistía fiscal para los defraudadores de postín, la estafa piramidal de bancos y cajas, los rescates opulentos de bancos y cajas, la pérdida de horizonte democrático (el llamado interés general) de los políticos de dos gobiernos de distinto signo, el sálvese quien pueda que se envía cotidianamente a la ciudadanía, la demolición de la sanidad pública, la condena de la educación pública, la desaparición de la cultura pública, el encarecimiento desmedido de los estudios universitarios, el abandono de las sendas de inversión en investigación y desarrollo, el darwinismo social convertido en trasunto moral por ministros como Wert, el totalitarismo económico de la Europa del norte, el objetivo de extinción de las clases medias europeas a manos del ultraliberalismo y la connivencia de los falsos bancos centrales (organismos privados que tampoco miran por el interés general de la ciudadanía), la perseverancia en los objetivos de déficit que a lo largo de cuatro años no han hecho otra cosa que acelerar el proceso de degradación económica o las agresiones a la democracia (realmente golpes de estado encubiertos) en Italia y Grecia, son ejemplos que, considerados uno a uno, ya hubieran bastado para que la ciudadanía diera la voz de alerta y tomara las plazas. El hecho de que todo este programa, digno de la estilizada e invisible inteligencia de un “supervillano”, haya confluido sobre la misma actualidad, sobre el día a día de los ciudadanos, con todas sus injusticias flagrantes y sus no menos flagrantes intentos de justificación, casi ha convertido los movimientos paralelos de la ciudadanía en muchos países del mundo en una reacción utópica y visceral. Un año y medio después del inicio del movimiento, los logros y las contradicciones comienzan ya a formalizar discursos cercanos a la historia. MiradasDoc propone con esta muestra un buceo en las propuestas ciudadanas que han aspirado a reformular el mundo en el mismísimo centro del problema, en el fragor de la batalla.

Ver películas